ELE,  Lengua española

¿El español es una lengua machista?

El machismo en el lenguaje español

¿La lengua española es machista? Sobre la controversia a la hora de «crear» un lenguaje que se aleje del machismo que muchos acusan a la lengua española, hay mucho que debatir.

Se dice que el español es machista porque hace distinción de género masculino/femenino.

Muchos han ideado ingeniosas fórmulas para combatir este supuesto machismo, como el desdoblamiento, convirtiendo el discurso en algo tedioso:

Señoras y señores; los hombres y las mujeres; los políticos y las políticas…

Otros prefieren emplear símbolos como la @ o la X, impronunciables en un discurso oral:

Señor@s; l@s polític@s…

SeñorXs; lXs políticXs…

Y la última novedad, emplear la vocal –e para no marcar género, solución inconsistente por lo que veremos a continuación:

Les señores polítiques…

La RAE, aun a riesgo de ser considerada machista y retrógrada, insiste en que todas estas fórmulas son artificiales y agramaticales, y recuerda que la lengua la hacen los hablantes sin más consenso que el uso y la habitualidad, y que esta se organiza en torno a unas reglas ortográficas y gramaticales creadas de forma natural a partir de la etimología (la historia de la lengua). Es la etimología la que ordena la forma, no las modas.

El lenguaje inclusivo no tiene que ver con la lengua en sí, sino con los hablantes, con la intencionalidad del discurso; es decir, si un hablante quiere ser machista, no necesita de la lengua para manifestarse, la lengua será solo otra herramienta más.

¿Machistas las palabras?

No hay que confundir el género gramatical de las palabras con el género natural de los seres vivos

Pensar que una palabra es masculina porque acaba en –o y otra es femenina porque acaba en –a es un pensamiento bastante pobre y demuestra desconocimiento de la lengua.

En primer lugar, porque en español muchas palabras acaban también en consonante y pueden ser tanto masculinas como femeninas, pero vamos a centrarnos solo en los nombres y adjetivos.

La mayoría de las palabras del español provienen del latín (sobre un 75%), unas cuantas del griego y árabe (10% respectivamente) y el otro 5% de idiomas coetáneos al español actual (inglés, francés…).

¿Eres del plan antiguo y estudiaste latín en secundaria? ¿Sabes algo de declinaciones? Aquí tienes un pequeño esbozo:

Los nombres y adjetivos latinos han pasado al español a partir de las formas del acusativo.

La primera declinación son los nombres acabados en –a y son todos femeninos:

Acusativo singular: Rosam > Rosa / Ac. plural: Rosas > Rosas

La segunda declinación latina nos han llegado los nombres acabados en –o y son todos masculinos:

Acusativo singular: Medicum > Médico / Ac. plural: Medicos > Médicos

Los adjetivos de la 1ª y 2ª declinación siguen estas reglas, aunque tenemos un género que hoy ha desaparecido y que aquí nos sería muy útil, el neutro: Bonus, a, um.

Acusativo singular masculino: Bonum > Bueno / Ac. plural: Bonos > Buenos

Acusativo singular femenino: Bonam > Buena / Ac. plural: Bonas > Buenas

Acusativo singular neutro: Bonum > Bueno / Ac. plural: Bona > Buena*

Muchas palabras acabadas en –e, o en consonante en español vienen de la tercera declinación, que podía ser masculina, femenina o neutra:

*Mater, tris (femenino)

Acusativo singular: Matrem > Madre / 
Ac.plural: Matres > Madres

*Arbor, is (femenino)

Acusativo singular: Arborem > Árbol /
Ac. plural: Arbores > Árboles

La cuarta declinación latina (que podía ser masculina, femenina o neutra) ha dado como resultado un sinfín de palabras con multitud de terminaciones en castellano, pero la más destacada es la palabra Mano, que es femenina acabada en -o: Manus, us.

Acusativo singular: Manum > Mano /
Ac.plural: Manus > Manos

Por último, la quinta declinación no tenía plural (excepto dies, ei > el día y res, rei > el asunto…) y eran casi todas femeninas, excepto el día que era masculino:

Acusativo singular: diem > día /
Ac.plural: dies > días

Así, pensar que una palabra es masculina porque acaba en –o, o femenina porque acaba en –a es desconocer por completo el origen de la lengua que hablas.

¡Importante! No confundas el sexo natural de los seres vivos con el género gramatical de las palabras

¿Cómo podemos evitar que la lengua española sea machista?

No se trata de frenar la evolución de la lengua, sino de que esta sea lógica siguiendo las reglas naturales del lenguaje que hacemos entre todos los hablantes en su conjunto, sin provocarla de forma artificial como una moda.

Así, solo en el caso de las profesiones sería lógico y natural saltarnos algunas reglas etimológicas para destacar la distinción de género:

Médico / Médica ; Juez / Jueza ; Azafato / Azafata

Aunque esto también podría considerarse un tipo de machismo encubierto, porque las profesiones deberían ser neutras, no hay trabajos de hombres y trabajos de mujeres…

En fin, vamos a esperar a ver cómo evoluciona nuestra lengua, y dentro de unos cuantos años echamos la vista atrás y analizamos la situación.

Yo soy la capitana de mi barco

Un Comentario

  • gerardo guillem

    ya no sabemos cómo hablar, aun así me parece bien fundamentado, lo usaré para hacer un debate en clase de lengua el 8 de marzo
    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *